Inicio > (De)Formación continua, Bourdieu, Información, Medios, Televisión > Pierre Bourdieu : Debates verdaderamente falsos y falsamente verdaderos

Pierre Bourdieu : Debates verdaderamente falsos y falsamente verdaderos

.

Es importante estudiar un poquito los debates porque representan la “democracia” en la televisión. Es la demostración de que unas cuentas personas que no están de acuerdo pueden exponer y discutir de sus puntos de vista en un mismo espacio. Pero para Bourdieu esos debates solo presentan una ilusión de democracia ya que son más falsos la virginidad de la virgen María. Él identifica dos tipos de falsos debates.

.

Debates verdaderamente falsos

Esos son “debates” que se reconocen muy rápido, ya que confrontan individuos que se conocen, que se encuentran a menudo para comer, que se cruzan en varios programas de tele. Es el universo delos invitados permanentes, un mundo cerrado de personas que se oponen entre ell@s pero de manera convenida. Este mundillo encerrado en sí mismo es ajeno a los problemas de l@s demás, y es como si solo importará sus puntos de vista, sus planteamientos, sus reflexiones. Entonces de esos debates no hay que esperar nada ya que l@s “oponentes” están de acuerdo sobre lo principal y solo van a debatir sobre detalles (como los políticos vaya).

Esos personajes pueden ser intelectuales, editorialist@s, filósof@s auto-proclamad@s. Son como parte de nuestras vidas al igual que los carteles publicitarios en el metro. Un@s sociólog@s frances@s designaron a esos personajes como “editócratas”, y expusieron las características que permiten reconocerl@s:

  • No se callan nunca. Cuando no hay problemas son capaces de inventarles;
  • Hablan en todos sitios: prensa escrita, televisión, radio, internet;
  • Hablan sobre cualquier tema como si fueran expertos en todo, aunque fuera para decir tonterías;
  • Son omnipresentes, a tal punto que uno se puede preguntar dónde encuentran el tiempo para pensar, leer y analizar;
  • Son dinosaurios que okupan el espacio desde años y años (para cuando el desalojo?);
  • Renunciaron desde años a pensar por sí mismo. Viven, piensan y escriben según el espíritu de la época y cambian de opinión como de calcetines;
  • En el fondo, cual sea su tendencia política anunciada, tod@s piensan lo mismo;
  • Son modeladores de la realidad: la modelan hasta que encaje en sus modelos ideológicos;
  • Tienen una total impunidad. Atacarse directamente a uno provoca que tod@s te caen encima;
  • No tienen ninguna vergüenza en ser lo que son.

.

Debates falsamente verdaderos

Para ese tipo de debate, que tiene toda la apariencia del debate democrático, Bourdieu expone varias operaciones de censura, unas visibles en las cuales el presentador tiene un rol predeterminante, y otras invisibles.

Lo más visible en un debate es que el presentador impone varias cosas como el tema (a veces tan absurdo que responder ala problemática también lo es), la regla del juego, los signos de importancia (un sindicalista no tendrá el mismo tratamiento que un intelectual reconocido), el tono con el lenguaje verbal y no verbal: miradas, gestos, silencios, movimiento de los ojos… y también con su manera de formular sus intervenciones. Bourdieu da como ejemplo la diferencia en las formas de decir gracias: hay una forma de decir gracias que significa “te agradezco por tu aportación”, y otraque quiere decir “ya está, se acabó. Por fin podemos pasar al siguiente”.

La comunicación no verbal es algo inconsciente (la mayoría de las veces) y hay tantos niveles en la comunicación que es imposible controlarlo todo a menos de interpretar un papel y de practicar la lengua de madera. Así el lenguaje no verbal refleja el espíritu del presentador y puede llevar a hacer sentir su impaciencia, su indiferencia, y así el que habla puede perder los papeles, olvidar una parte de su argumentación… Otra manera de censurar que tiene el presentador es de cortar una reflexión en cualquier momento tomando como escusa el tiempo de palabra o la pretendida ignorancia del público.

Eso nos muestra una problemática importante del punto de vista democrático. Tod@s l@s que vienen a hablar no son iguales en el estudio de televisión; por una parte hay profesionales de la comunicación, gente acostumbrada a hablar en los medios, y por otra parte gente que no. La desigualdades impresionante, así que si el presentador quiere restablecer algo de igualdad entre l@s participantes del debate, tendría que asistir a las personas que no son profesionales de la comunicación para ayudarles a formular y exponer sus pensamientos. Pero resuelta que nunca lo hace, prefiriendo respectar la igualdad de la regla del juego: tod@s tienen el mismo tiempo de palabra. A veces el presentador hace todo lo contrario, por ejemplo no dándoles la palabra cuando la esperan, o dándosela cuando ya no la esperan…

Pero también hay una censura invisible, de la cual el estudio de televisión es el resultado. El estudio tiene que reflejar un cierto equilibrio “democrático”, como si fuera un combate: 2 de “izquierda” contra 2 de derecha. Pero cuando uno mira un debate en la tele solo piensa en lo que tiene delante de los ojos, y “no se ve, en un percibido construido, las condiciones sociales de construcción” : hay un trabajo preparatorio para obtener ese estudio. Hay gente que nunca se piensa en invitar, gente que se invita pero que rechazan. Es muy raro que un telespectador se diga “Porqué no invitaron a Fulano?”.

Luego Bourdieu expone la manera de la cual se prepara un debate. Antes del programa hay un dispositivo de preparación montado a base selección de perfiles para que encajen con el tema del debate y con la dirección que se le quiere dar, y de conversaciones preparatorias con l@s participantes (presencial, por coreo…). Seles expone el guión del programa en el cual tendrán que integrar sus intervenciones, y se les expone unas formas de contestar a las preguntas. Pero en ese guión no hay mucho sitio para la improvisación, la palabra libre, que es potencialmente peligrosa para el presentador. Aquí la escusa del tiempo permite cambiar de tema muy a menudo por lo cual es casi imposible debatir a fondo, ya que exponer ideas implica tomar tiempo, sobretodo si son fuera de lo común. Muchas veces resulta que l@s participantes ajen@s al mundo de los medios, con el estrés provocado, repiten al exacto lo que se les había sugerido durante la conversación preparatoria.

.

Conclusión

Dispositivo desfavorable para los principiantes del estudio, complicidad entre profesionales del pensamiento desechable, “buenos clientes” que no le darán problemas al presentador, categorías de pensamiento del presentador que le puede llevar a formular preguntas que no tienen lugar, construcción del estudio… Con ese análisis Bourdieu no smuestra que los debates televisados imitan los debates democráticos. Pero otro efecto que tienen es que dan la impresión de que se han contemplado todos los aspectos de una problemática, todas las alternativas posibles, y eludan los debates de verdad ya que ocupan el tiempo que se hubiera poder aprovechado para hacerlos.

.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: